lunes, febrero 16, 2015

El rey de la Patagonia

por Luciano Doti

Tomando coñac en Francia, Orélie lo planeó todo. Iría a la zona austral de Sudamérica, y sería proclamado rey de la Araucanía y la Patagonia. 
El viaje lo hizo cargado de sueños y proyectos; instauraría una monarquía constitucional; estaba seguro de que los aborígenes lo amarían.
Al llegar, se encontró con una región inhóspita y poca acogida para sus ideas que, entonces, ya parecían delirios.
Las autoridades lo declararon insano y fue deportado.
De regreso en Francia, Orélie pensaba: “A pesar de que otros crean que mi aventura fue un fracaso, yo supe ser un rey. Así que, por más que me llamen loco, ¿quién me quita lo bailado?”. Y volvía a tomar el mismo coñac, que ahora sabía a triunfo.

Etiquetas: , ,



4 Comments:

Blogger Neogéminis Mónica Frau said...

Hay otro/as loco/as que, aunque no lo reconozcan, lo siguen intentando
=)

2:04 p.m.  
Blogger Carmen Magia said...

No hay nada como sentirse uno mismo bien. Al menos intentó cumplir su sueño :)

Me ha gustado mucho.

Enhorabuena por tu microrelato "El espejo", no es extraño que lo leyeran en un programa, es buenísimo.

Muchos besos

11:07 a.m.  
Blogger Santiago said...

al parecer, viajar a Patagonia hizo que puedas inspirarte en una letra tan linda como esta. poesia que me hizo pensar mucho, saludos

12:00 p.m.  
Blogger Santiago said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

12:00 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home